Romualdo García y el post mortem

La fotografía post mortem fue una práctica que nació en Francia, poco después de la fotografía. Ciertas veces, era la única oportunidad de poder fotografiar a una persona, ya sea por religión o por el largo tiempo de exposición de la fotografía. Algunos fotógrafos maquillaban al cuerpo antes de hacer la fotografía para disimular la crudeza de la muerte.

En México hubo un fotógrafo especializado en post mortem: Romualdo García. Del estado de Guanajuato, se dedicaba a capturar la muerte en su estudio fotográfico a finales del siglo XIX y principios del siglo XX.Creaba retratos de personas fallecidas: niños, hombres, mujeres, ancianos, gente con niños muertos, etcétera; ya sea en familia o acompañados de sólo un familiar.

Las personas llegaban arregladas al estudio con su muertito, independientemente de la edad. Las fotografía postmortem se convirtieron en una tradición y era muy común que la gente quisiera retratarse para darles el último adiós.

Como todo fotógrafo, Romualdo García se encargaba de dirigir a su sujetos. Los integraba en el escenario, agregaba muebles o accesorios, incluso se encargaba de completar el vestuario de sus clientes. También, abría los ojos del difunto. Lo acomodaba de cierta forma para aparentar aún con vida y en reunión con sus seres queridos. Todo para que aparezcan en el retrato con naturalidad y algo de elegancia sin importar la clase social.