El reto del Ciempiés Humano

Ashley C. Williams y su experiencia en el film

A sus veintiséis años, su rol en la polémica The Human Centipede está dando de qué hablar. Desde Nueva York, Ashley C.Williams comenta a Anormalmag su experiencia en esta escalofriante historia.

Antes de que me mostrara el guión, Tom Six me entregó un papel dibujado con tres figuras pegadas unas a otras vía oral y anal. Recuerdo que pensé, “what IS that?” y de inmediato me pregunté con quién tendría que hacer estas escenas y cómo lo haríamos para no estar en contacto con el trasero de la otra persona. En un primer momento quedé impactada, pero quise saber más a fondo de qué se trataba la película e hice muchísimas preguntas. Después, cuando leí el guión me entusiasmé demasiado. Me maravilló lo único de la historia y lo fantástico que sería ser parte de este proyecto. Tom fue muy apasionado y dedicado con este trabajo y eso me motivo mucho más.

Fue muy difícil formar parte del ciempiés humano y estar en la mente de alguien que está unido a través de la boca y el ano. Tuve que llevar a mi personaje a un lugar muy bajo. A veces, fue muy duro salir emocionalmente de ello pero me aseguré de lograrlo, pues sino el costo mental hubiera sido enorme durante todo el rodaje. Una de las razones fundamentales por las cuales tomé este rol fue porque se me presentaba el reto de actuar con mis ojos y nada más: una vez en el set me transformaba instantáneamente en Lindsay.

ENTREVISTA

Uno de los momentos que recuerdo con mayor sorpresa  fue la puesta en acción del sistema digestivo del ciempiés…

Temía esa escena desde que leí el guión y quería que se acabara rápido. Sólo se hizo en una toma donde tenía que hacer que se viera como si estuviera tragando algo, para obtener la reacción me imaginé que me estaba ahogando… fue muy impresionante.

¿Qué piensas de las reacciones de la audiencia, dividas entre personas que opinan que el film es realmente asqueroso y otras que creen que es una historia tan original como morbosa?

Me encantan las reacciones de la audiencia, buenas o malas, siempre es enriquecedor. En cada ocasión que tuve la oportunidad de ver la cinta con público, era sorprendente escuchar los efectos que provocaba. Incluso la gente que piensa y dice que es una estupidez o un film grotesco, lo tomo como un cumplido. Eso significa que les afectó y los hizo pensar y a eso exactamente era lo que queríamos llegar.

¿Te gustaría hacer más películas de horror o experimentar con otros géneros?

Jamás rechazaría hacer más filmes de horror si se me presentan buenos libretos.

¿Estás trabajando en algún proyecto en particular?

Ahora me encuentro analizando ofertas para algunas películas y presentándome en la escena teatral independiente de Nueva York, en la obra llamada “Spellbound”, una aventura musical escrita por Christian De Gré. En ella tengo el rol principal, que es muy distinto al “ciempiés”. Además, en septiembre interpretaré a una chica esquizofrénica en el show llamado “A journey into the Mysterious World of Madndess” dirigida por el renombrado actor y director italiano, Dario DÁmbrosi.

Qué hay de Latinoamérica… ¿te gustaría conocer nuestras tierras?

La verdad es que tengo una relación muy estrecha con Latinoamérica.  Mi novio es mexicano y he estado en muchos lugares de ese país;  gracias a él he tenido la oportunidad de conocer muy bien a la comunidad latina.