Brittany Murphy ¿Asesinada por su mamá?

Eran las ocho de la mañana del día 20 de diciembre de 2009. La madre de Brittany Murphy encontró a su hija inconsciente en el baño. Unos segundos después hacía una dramática llamada al 911, el teléfono de emergencias. Además de su madre en la casa se encontraba su marido, el guionista Simon Monjack. Los dos intentaron reanimarla y consiguieron que la actriz vomitara. Poco después llegaron los servicios médicos que la trasladaron inmediatamente al hospital donde ingresó ya cadáver. Pero ¿Qué es lo que había ocurrido? ¿Por qué una chica que, unos pocos días antes se paseaba sonriente por la alfombra roja presentando su última película había fallecido tan repentinamente?

Sin embargo, poco después de morir, comenzaron a difundirse otras teorías. La primera era que el estado de cansancio y agotamiento de la actriz se debía al estrés. No solamente por su trabajo sino por su situación familiar. Su madre había superado un cáncer de mama y su marido sufría convulsiones e incluso había tenido un infarto. Brittany tomaba diversos medicamentos para soportar todas esas presiones. Además Simon Monjack, su marido, hizo unas declaraciones acusando a los estudios cinematográficos de ser en parte los causantes de la muerte de su mujer. Dos semanas antes de su fallecimiento, prescindieron de ella para doblar la segunda parte de la película de animación “Happy Feet”.

En mayo de 2010, cuando apenas había pasado medio año de la muerte de Brittany, Simon Monjack, su marido, fue hallado muerto en su domicilio. Fue la madre de Brittany, Sharon Murphy, quien encontró a Monjack inconsciente en el dormitorio principal de la vivienda, muy cerca del cuarto de baño donde se desplomó mortalmente Brittany. Los resultados de la autopsia determinaron que Monjack falleció de neumonía y por una anemia severa. Es decir, prácticamente igual que su esposa. La policía realizó una exhaustiva inspección del hogar que había compartido la pareja. Se pensaba que el moho de la ducha podría haber sido la causa de las dos muertes. Sin embargo, Sharon Murphy, la madre de Brittany, que vivía en la misma mansión no había sido infectada. Además Simon Monjack, cuando aún estaba vivo, pidió que analizaran su domicilio. Se encontraron algunas deficiencias, pero el informe final decía que no había ningún problema nocivo.

Fue entonces cuando las sospechas recayeron en la madre de Brittany. ¿Había tenido ella algo que ver en las dos muertes? Recordemos que vivía en la misma casa y que continuaba viviendo allí incluso después del fallecimiento de su hija. Pero nada delictivo pudo demostrarse. Las muertes de Brittany Murphy y de su marido siguen envueltas en el misterio y en la sospecha aunque oficialmente se debieron a causas naturales.